lunes

la vida sin locura es una pesadilla

todo parece ir mal. soy la antiheroína de un cuento autorelatado aburrido y de baja calidad. cuando la vida me tiene así, me posiciono debajo de las estrellas, de tal manera que la vía láctea se convierta en una especie de corona. así veo el tránsito celeste durante horas. 
y durante horas me evado.

la gata se acerca a maullar y a preguntar olfateando qué pasa. quisiera ver con sus ojos, si son más sensibles a la luz que mis perfectos aparatos oculares humanos entonces ¿por qué no se la pasa mirando para arriba? el espectáculo debe ser abrumador.
los humanos supieron construir máquinas capaces de captar la luz como nosotros no podemos hacerlo. y las apuntaron para arriba. la conclusión? somos mierda.

hoy, como muchas madrugadas, subí a tender la ropa. había en el cielo millones de estrellas visibles. no sé si es porque vivo en el conurbano o porque tengo el ojo acostumbrado o porque es verano pero parecía que estaba en el medio del puto campo. y eso que es una noche de media luna. pensé en sacar el colchón y dormir afuera.... tal vez otra noche, cuando las cosas anden realmente mal.

fumé un cigarrito, bebí mi leche vegetal y le di medio vaso a la gata que parecía interesada. 
la cruz del sur estaba alta, debe ser porque son las cuatro de la mañana. ja.los primeros días del verano me encienden, de alguna forma me gusta que coincidan con el año nuevo. todo es un ambiente de instrospección eufórica. un estado que fluctúa entre la depresión resignada y la alegría de la amnesia. es el momento del año para pensar profundamente en la muerte y en el chiste de la existencia.
respiro, riego, dialogo con algo que imagino está fuera mío. es río de la plata q sale a borbotones de la manguera, es el pis que ahora me estoy echando en el cantero.

las plantas están a full, la luna ilumina el doble, hasta hace unas semanas venus parecía caérsenos encima y ahora es el turno de júpiter que está cada vez más colorado.
esto no influye en absolutamente nada.

en fin, son las pimeras noches de verano las que me mantienen despierta a cualquier hora bajo la vía láctea, miro para donde parece no haber estrellas y deseo, deseo que descienda una nave extraterrestre, deseo que estalle una supernova, deseo ver la estela de un meteoro.
en respuesta sopla viento, escucho los misteriosos sonidos de la actividad nocturna de la cervecería, la gata hace maau.

ya no existen los gobiernos, ni los hombres, ni el tren pasa ya. todo es silencio salvo por las hojas que se agitan. hasta en la cervcería detuvieron la actividad.
después me entero, aunque ya lo sabía desde hacia muchos años, que mañana va a salir el sol y que el sol es una estrella que está peligrosamente cerca. está tan cerca que no sé si podemos creernos que estamos separados de ella por millones de kilómetros de vacío.
las plantas se entienden con la estrella cercana, yo las miro a las plantas crecer, yo las miro a las plantas crecer y a las estrellas pasar hasta que canta un gallo antes de tiempo, confundido por las luces de la ciudad.

 así ven los gatos y las plantas

No hay comentarios.: