lunes

qué palabra, ahora, qué estúpida mentira-

la otra noche mientras esperaba que pasara la ISS en el cielo no había más que estrellas y babas del diablo iluminadas por la luna -hola conurbano- y me acordé que tengo un notepad guardado con un fragmentito del cuento de cortázar y eso que cortázar mucho no me pero ahí va:

Ahora mismo -qué palabra, ahora, qué estúpida mentira- podía quedarme sentado en el pretil sobre el río, mirando pasar las pinazas neggras y rojas, sin que se me ocurriera pensar fotográficamente las escenas, nada más que dejándome ir en el dejarse ir de las cosas, corriendo inmóvil con el tiempo. Y ya no soplaba el viento.



tomen: ,,,,,, ..... ;

No hay comentarios.: