domingo

caminé por una alfombra de fideos secos hasta el baño allí me desinfecté las heridas con mertiolate vendé mis pies y sequé el piso
quise rescatar al príncipe desamparado pero ni siquiera estaba encantado empujé las puertas con la frente hasta que me cansé en la ocuridad

No hay comentarios.: