domingo

igual, no pude dejar de ir a la barra, pedir una Sprite y sentarme solita. saqué la cuenta mental del flor de viaje que podrían hacer con toda esa plata tirada en demostrarle a los demás que son felices y comeran perdices el resto de tu vida. es más, hasta me los imagino en Ticoral eligiendo cotillón, diciendo: “te quiero tanto amor, que compré estas maracas en forma de chop de cerveza por vos. salían como seis mangos cada una, pero no importa. te amo“.
es ridículo. ¿alguien puede parar esta locura?

“te gustan los casamientos?”- pregunta tommy.
“no”- respondo, escaneando disimuladamente lo bueno que estaba.
“a mi tampoco”

y fuimos felices.

por puta del orto

No hay comentarios.: