viernes

Porque hay que tener esas amigas que llegan a la una de la mañana a casa y te piden un té. Esa que se sienta en el suelo y fuma sin tragar el humo. La que está completamente loca.
Y también hay que tener un amigo grandote, que se acuerda de vos en todo momento y desde el laburo te dice "te quiero pendeja".
No puede faltar aquel que te interrumpe la siesta en busca de mate y viene corriendo cuando sabe que estás triste. Es ese que se quedó en el camino y te recuerda que te estás poniendo grande.
El que sabe que te gusta salir los viernes, que te lleva en busca de cerveza y te dice "escuchá este temazo", Es ese mismo que te manda cosas de Star Wars y viene corriendo a decir "¡Encontré el amor de tu vida!"
Y también, aquella que te tiene horas al teléfono. Te lleva a bares con paredes amarillas y te dice "estás hecha un primor, trola".
Puedo recordar noches enteras en el cyber, comiendo patys y escuchando Guasones. O en aquel boliche quilmeño que soy incapaz de pisar si él no me lleva del brazo y me convida de su Fernet.


¿Y saben qué?
Me gusta reírme bajito mientras la pava se calienta.
Es la seguridad de sus brazos grandes.
Porque me ayudó a sobrevivir ese enero.
Porque realmente ese es un temazo.
Siempre se agradecerá un capuchino en Congreso.
Y porque antes el Fernet no me gustaba.

Entonces, la próxima vez que me hagan una escena de celos los mandaré bien a la mierda.
Pelotudos.
Y no esperen otra demostración de cariño en los próximos diez meses, ya me conocen.

No hay comentarios.: