lunes

Una frase inocente, dicha por la persona menos pensada, en el momento más inesperado confirma lo evidente: soy la misma pelotuda de siempre.

No hay comentarios.: