domingo

No soy de bailar. No bailo. Pero tengo unas ganas locas de estar bailando, en una calle cualquiera de Montevideo, en verano y con un caña con butiá en la mano.

No hay comentarios.: