sábado

Mi hermana me cagó el día, pero por suerte mi vieja me encargó el relleno de las empanadas. Mientras picaba la cebolla, con un poco de ayuda, lloré toda mi bronca.

No hay comentarios.: