jueves

Toda mi vida escolar odié a las chicas que tenían un sello con su nombre, todo para ahorrarse el trabajo de escribirlo en el margen. Julieta tiene uno:
¡Hermana! Estás en tercer año, egresás, tenés 18... ¿El año que viene vas a ir a la facultad con tu sellito?
¡ENFERMA!
¿Por qué no te vas vos y tus lapiceras de brillitos bien a la mierda?

No hay comentarios.: