martes

Que idiota soy a veces. Me da bronca porque venía bien, me había mandado un par de cagadas pero nada groso. Yo sabía que no iba a durar, tarde o temprano mi idiotez se iba a cansar de esconderse... ¡Tonta Marina! ¿Orgullo, estás ahí? ¿Adónde fue mi dignidad?

No hay comentarios.: