martes

No te preocupes, si me encanta salir de la escuela y cagarme mojando; caminar sola a la parada del bondi porque a todos los vinieron a buscar, porque adivina que: ¡LLUEVE!
Ahhh pero claro que es maravilloso meter la pata en un charco, embarrarse cuando bajo del colectivo, claro que si. La verdad que me molestaría mucho que me vayas a buscar al colegio, total ser la boluda que se queda sola porque a todos los vienen a buscar me hace sentir re madura, estoy acostumbrada si me lo venis haciendo desde quinto grado. Además no vaya ser cosa que vos te mojes caminando hasta el auto que está estacionado en la puerta. Pero lo que más placer me causa es que me cagues a pedos porque llego acasa mojada y embarrada. Eso si, no te olvides de ir a buscar a tu hija Luciana a la estación que queda a tres cuadras. Y no, no queremos que la violen, pobrecita.
Además pobre Lu, llega de la facultad y se pone a barrer: ¡Qué sacrificada! Yo soy una vaga porque mantener toda la tarde una casa con seis animales es cosa de pendejos.

Forra: desde aca le grito a mi vieja que tiene una hija que se llama Marina, que también barre, pasa el trapo, alimenta a los perros y gatos, pone la mesa, vuelve a pasar el trapo porque ¿sabes qué?: LLUEVE y las perras entran embarradas, etcetera. Ahora, acordate que soy adolescente y no necesito mi espacio asi que sentite libre de cagarme a pedos porque MI cajón está desordenado. MI cajón, lo único en esta casa que quiero tener como se me canta. ¿Qué derecho tengo yo para sentirme angustiada? No te olvides que cuando paso días sin comer y me encontrás sumergida en mis propias lágrimas es muy reconfortante que me digas que es todo mi culpa.

No hay comentarios.: