viernes

Le acabo de arrancar una cascarita a mi gata. Pobre, está curándose porque la agarraron unos perros.
Cuando le saqué la cascarita empezó a salir sangre: se la volví a pegar y, por suerte, nadie se dió cuenta.

No hay comentarios.: