miércoles

Bien, estuve analizando la situación, medité, hice listas de pros y contras, prendí un sahumerio y me puse a pensar:
¿Qué carajo voy a estudiar?
Sorprendentemente la experiencia no fue tan mala, progresé bastante, ahora son sólo dos carreas las que me quitan el sueño.

No hay comentarios.: