sábado

Anoche estabamos en lo de un amigo mio. Eramos cinco pendejos tirados mirando horas y horas de videos de Les Luthiers que fuimos recolectando justamente para pasar horas y horas mirándolos. Fue durante el acto de "El asesino misterioso" cuando Ariel dijo:
- Che, ese ruido me está poniendo nerviosísimo.
- ¿Qué ruido? -pregunto yo-
- Pelotuda, ruidos en el techo.
Ariel baja, pasan unos segundos y escucho:
- ¡Mamá hay dos tipos en el fondo!
¡Chan chan! Angel apaga la tele, la luz, la video, la PC, el equipo de música, el radio-despertador, apagó todo.
Yo miraba el inmenso ventanal que da al fondo y me imaginé primero entrando a los chorros por ahí, después imaginé los disparos rompiendo el vidrio y así cada vez peor.
Matías baja y agarra un cuchillo y empieza a deambular por la casa. Angel nos hace meter a mi y a Yesica abajo de la cama. Chau dije yo, secuestro, violación, etc. Hice un rollito con toda mi valentía, me la metí en el orto y me fui para abajo de la cama.
Los dos tipos en el fondo eran dos canas que habían respondido a un llamado de la vecina porque la muy idiota pensó que nosotros estábamos afanando cuando en realidad estábamos bajando un colchón del altillo.
Y así fue como la cana tomó mis datos por primera vez en mi vida. Y también así fue como nos quedamos una hora tratando de exagerar todo para contarlo el lunes en la escuela.
Lo más gracioso fue que los canas no bajaron nunca del techo porque no sabían como. Pelotudos.

No hay comentarios.: