lunes

Yo volvía en el 159 2x acceso. Salimos de Correo y al lado mio se sienta un tipo de unos treinta años, el chabón estaba 100% sobrio. El bondi no hizo dos cuadras que el chabón ya estaba dormido. Una hora después el colectivo estaba por décima vez subiendo al acceso, esta subida es un curva muy cerrada que el señor colectivero, con toda su delicadeza, agarra a cien por hora. Gracias a la fuerza centrífuga y la gravedad el tipo así sentadito se resbala del asiento y quedó por un segundo suspendido en el aire. Rotó noventa grados y se estampó contra el suelo del bondi. Lo mejor de todo es que el tipo seguía durmiendo y lo tuvieron que levantar entre dos. Lo peor de todo fue que el tipo estaba sentado a mi lado y yo tuve que tragarme la carcajada. Menos mal que a los tres segundos se volvió a dormir y yo me pude reir todo lo que quise.

No hay comentarios.: