domingo

Viernes a la noche lindo.
No hay nada más feo que un baile para juntar guita organizado por muchachos capoeristas. Pero más tarde me saco mis zapatillas, me calzo el abadá, anudo el cordel que abraza mi cadera y me fijo que no dejé ningúna presilla afuera, me ato el pelo, me saco aros y anillos, suena la música, se prenden las luces, la gente se abre y salimos a escena. Ya no me critican porque no bailo, ahora soy la única mina entre un grupo de negros musculosos. Esteban tira mortales, Richard se luce y Cascadura nerviosea. Salgo yo a jogar y escucho la voz de Facu, siempre presente, alentándome desde el público. Esteban me dice que "muchas pernadas Marina, muchas pernadas que te salen bien" Y si, me salen bien. Lua se manda un crucifixo de la san puta y todo termina. Minutos después vuelvo a ser yo, la que no baila, me obligan a ser aburrida y yo para llevar la contra me divierto.

No hay comentarios.: