lunes

Juro que cuando venía para casa un gallo me maulló... si ya sé, pero igual maulló.

No hay comentarios.: