domingo

El mejor enestésico para los dramas de la vida diaria es el aliento de un cachorro.

No hay comentarios.: