martes

De mariposas y otras aves que surcan el blog.
ANGELito de dios.
Cuando empiezo a hablar con vos siento una especie de desgano, pero después nos enfrascamos en alguna mariposa y mi daltonismo (¿?) emocional va desapareciendo. Son impresionantes los efectos que producis sobre mi ánimo.
Es curioso, mientras escribo esto me imagino una mariposa en un frasco y una historia un tanto inversímil. Señal de que mi mente ya empieza a soñar y eso significa que es hora de ir a dormir y darle el gusto de confundirme con mariposas, frascos, dulces y alpargatas... como diría Les Luthiers: ¿no será un dulce regional?
Never mind, yo me entiendo, con eso eso suficiente.
Me niego a creer que las mariposas no son aves.

No hay comentarios.: