miércoles

Cayó la noche. El mar avanza y borra el nombre escrito en la arena, se lleva una maderita que el viento le arrancó a lo que queda del quincho de los guardavidas. Los serfos ya se fueron. El faro encandila y el Marrón toma posesión de su reino. Pasa el Coruja y vicha de reojo las olas... ya pasó la época, le promete que en septiembre vuelve. Ya no hay rodas en la plaza, las regalerías cerraron, el centro se apaga, los fichines no abren. Bruno sonríe cuando alguien deja escapar la palabra "pegotín" y el Parafa hace lo mismo cuando prueba un mate dulce. Hoy el picado del atardecer tendrá que esperar. Helena putea porque el sábado tiene que ir al liceo. El Bomba sale a juntar leña... otra vez las abejas anidaron en la chimenea.
¿Por qué estoy tan lejos?

No hay comentarios.: