viernes

Estoy muy en pedo con dos amigos... todavía me pregunto como caraja le emboco a las teclas. En fin, como siuempre mi ida a la peluquería tuvo un final triste. Este teclado es raro. Odio los cibers.
Seguramente cuando mi hermano lea esto se va a agarrar la cebeza.
Perdón... creo.
¿Perdón por qué? ¿Por brindar por lo que quiero?
Ya basta. Cuando me di cuenta estaba al borde de la silla.

No hay comentarios.: