viernes

11:45 am. Hora de matemática.
El profesor dijo que hagamos el ejercicio K y que después lo va a pedir al azar. Yo sé que no me lo va a pedir. Ya perdió todas sus esperanzas. Señoras y señores: soy un fracaso matemático.
Facu me hace señas desde el otro lado del aula. Estornudo y Ariel dice ¡eeeeeeeesa!
Le tocó pasar a Gastón. Marina lo desafía: "sin la hoja" y lo apura: "dale nene para hoy"
- ¿Es muy grande la ampolla que tengo ahí?
- No, no es muy grande.
- Noelia dibujó mi ampolla, yo plasmo, plasmo, plasmo. (sic)
- Tengo un moretón en el ojo.
- No me sale esta mierrrr (no se anima a terminar la frase)
- Tengo puntitos negros acá.
- Yo también.
- Y yo tengo acá.
- ¿En serio?
- Aja.
- Ah, esos son lunares.

Mariana haciendo el ejercicio:
- Escuchame, cuando sacas el coso común ese.

Yo pienso:
Se largó a llover, me voy a mojar.

Alguien dice:
- Mirá, palomas. Es un mensaje de paz.

Yo digo:
- ¿Mis fotocopias? Tengo que fingir que estudio...

No hay comentarios.: