martes

Una extraña comparación. Muy acertada por cierto.

No hay nada que hacer che. A las ocho apaguemos todos las lucen para mostrar nuestra solidaridad con Ben Affleck. Pobre, tuvo que ponerse ese traje todo ajustadito durante horas y horas ¿Y todo para que? Para cobrar millones de dólares. No a la explotación.


¡Qué susto! Pensé que era olor a pata. Dije: fuaaaaaaa no puede ser, se me están pudriendo los pieses. Y era mi vieja nomás hirviendo brócoli.

No hay comentarios.: